Enfermedades y efectos secundarios

Tabaco y alcohol, relacionados con cáncer en boca y laringe

Si eres de las personas que consume alcohol y fuma cigarro, ¡cuidado! Especialistas estiman que en el 90 por ciento de los casos de cáncer en boca y laringe, estas sustancias juegan un papel muy importante.

A este padecimiento se le conoce como cáncer en vías aero-digestivas superiores, y representa en su conjunto cerca de 17 por ciento de la totalidad de las neoplasias malignas diagnosticadas en el país.

Actualmente se realizan investigaciones relacionadas con este carcinoma y el cáncer de tiroides, cuyos estudios se enfocan en identificar esquemas de tratamiento más eficaces y menos tóxicos.

Una persona que fuma e ingiere bebidas alcohólicas o ambas, duplica el riesgo de tener esa enfermedad respecto de quienes no tienen esos hábitos, y consideró que cualquier abultamiento detectado en la parte lateral del cuello, aunque sea asintomático, debe de ser valorado por un especialista, debido a que el carcinoma se disemina hacia los ganglios regionales.

En la población adulta los carcinomas en la cavidad bucal se pueden extender hacia la laringe y se manifiestan con un ganglio inflamado en el cuello, ronquera ocasionada por la presión del tumor sobre el nervio laríngeo o dificultad para respirar o deglutir.

Además, entre 65 y 70 por ciento de los pacientes es detectado con este padecimiento en etapas avanzadas; sin embargo, el pronóstico de supervivencia oscila entre 20 y 40 por ciento en cinco años.

Es por ello que es necesario hacer chequeos constantes en caso de tener estos malos hábitos pues los cánceres no duelen y sólo presentan síntomas una vez que el tumor está extendido y afecta los órganos vitales; también el cáncer de tiroides es otro de los más comunes en el cuello y una de sus características es la aparición de nódulos o bultos discretos en la parte delantera del cuello.

Entre los tipos más frecuentes para este tipo de cáncer, destacan el papilar, que afecta predominantemente a la población femenina de entre 30 y 40 años de edad, así como el folicular, que es diagnosticado a personas mayores de 50 años.

Otro grupo importante de neoplasias son los linfomas que desarrollan por igual población joven y adulta, o carcinomas en los ganglios que tienen un crecimiento rápido.

Entonces, si fumas y tomas lo ideal sería reducir su consumo lo antes posible, así como adoptar estilos de vida saludables y acudir con frecuencia al médico, con el fin de prevenir esta terrible enfermedad.

A %d blogueros les gusta esto: