Cuidados de la piel

Si tienes granitos en los brazos, ¡este post es para ti!

 

Es una linda época para usar ropa ligera, con los brazos descubiertos para más frescura, pero ¡oh Dios!, ¿tienes “granitos” en los brazos? Probablemente estés padeciendo queratosis pilaris.

Es una condición genética de la piel caracterizada por protuberancias ásperas, de color rojo, que son células muertas de la piel, causados por una acumulación de queratina que atrapa los folículos pilosos.

Es muy común en los adultos y adolescentes, pero también aparece en los niños. Se puede exacerbar en un clima frío y seco. No es contagiosa.

Los síntomas son: pequeñas protuberancias rojas –como pequeños barritos pero que no tienen nada dentro- que se sienten ásperas. No pican pero algunas formas de queratosis pilaris pueden crear bultos inflamados e irritados.

Su color varía, pueden ser color carne, rojo, blanco, negro, púrpura rosácea o color marrón.

Su sensación al tocar la zona es como la piel de un pollo desplumado y aparece generalmente en espalda y brazos aunque también pueden salir en muslos, piernas y mejillas; en los niños pueden salir en las mejillas.

Pese a que esta condición mejora después de los 30 años, es posible que pueda continuar hasta más tarde.

Usar cremas tópicas para tratar la queratosis pilaris puede funcionar para reducir las protuberancias y el enrojecimiento, pero es posible que reaparezcan. De igual manera, la exfoliación ayuda pero no puede ser una solución permanente.

El agua caliente, como reseca la piel, hay que evitarla y es bueno mantener muy hidratada la zona. La mayoría de las cremas hidratantes utilizadas para tratar la queratosis pilaris contienen urea o ácido láctico. Para obtener mejores resultados, aplicar la crema hidratante después de bañarse, cuando la piel está todavía húmeda. Un suave masaje en la piel, al menos 2 o 3 veces al día.

También puedes usar productos naturales como bicarbonato de sodio para exfoliar, untar una mezcla de avena, o de azúcar con crema agria, cápsulas de vitamina A, yoghurt, baños de leche (si tienes tina de baño), o usar aceites como el de oliva y coco.

Esta condición de la piel es inofensiva, por lo que el tratamiento médico lleva mucho tiempo y normalmente es innecesario. Un dermatólogo puede crearte un tratamiento si el picor, la sequedad o la apariencia del área afectada te molesta.

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: