Dentadura

Si sufres dolor de dientes, esto te puede interesar

Tener dolor de dientes es algo muy común. Pese a que son sólidos y duros la realidad es que son muy delicados y hay muchos factores por los cuales pueden estar sensibles y provocar dolor.

El dolor puede deberse a infecciones, fracturas, sensibilidad excesiva, caries, abscesos, en fin.

Lo importante es consultar a tu dentista para valorar y proporcionar una solución y tratamiento adecuado.

Una de las causas es putrefacción dental o por grietas. El ser expuesto a los tejidos entre y alrededor del diente y los nervios interiores causan irritación e infección. La pulpitis es la inflamación de la pulpa dental, la parte interior del diente que contiene vasos sanguíneos, nervios y células. Cuando la bacteria se introduce entre la pulpa, la infección causa dolor y también puede causar daño permanente a un diente.

También puede deberse a una infección alrededor de la raíz de diente. El dolor se origina en el área que se encuentra alrededor de la raíz del diente o la base del hueso alrededor de éstos. A esto se le llama periodontitis periradicular aguda.

Otro de los factores es si se tiene coronas o rellenos dentales y éstos se encuentran mal ajustados. Las restauraciones dentales pueden causar dolor y sensibilidad de los dientes, por ejemplo, después de recibir un tratamiento dental, tal como un conducto radicular o extracción; sin embargo un dolor extremo después de una extracción puede ser una señal que el coágulo de sangre se ha desalojado prematuramente, lo cual es una condición conocida como alveolitis.

Si tienes sensibilidad al calor, puede deberse a una grieta en el diente o a una restauración dental, como por ejemplo una corona o relleno quebrado.

La sensibilidad al frío, líquidos o caramelos es frecuentemente una señal de dentina expuesta. La dentina es el estrato secundario del diente que tiene una propiedad osmótica que permite el movimiento de fluidos dentro y fuera del diente.  Esos líquidos pueden irritar los nervios dentro de la pulpa de los dientes.

El dolor palpitante es el efecto de un incremento del flujo de sangre al diente y ocasionado por un diente inflamado.

Si tienes dolor en muchos dientes puede ser por un rechinado de dientes crónico. La recesión gingival (de las encías) puede causar dolor ya que las raíces de los dientes se encuentran expuestas.

Asimismo, la gingivitis o periodontitis severa produce inflamación y dolor. Además, la putrefacción o erosión del esmalte dental puede causar dolor.

Personas que sufren de reflujo, un desorden alimenticio o el uso prolongado de productos para el blanqueamiento de los diente pueden desmineralizar su esmalte dental.

 

Remedios para aliviar el dolor

Como mencionamos, lo más importante es que visites a tu dentista, pero sabemos que muchas veces nos es imposible por el tiempo acudir inmediatamente o tu cita está programada para los días siguientes, así que por el momento ¿qué podemos hacer?:

Enjuaga tu boca con agua tibia. El agua fría o caliente puede incomodar a nuestros dientes y más si están sensibles, por ello usa agua tibia. Esto es para limpiar posibles restos de comida que puedan estar incomodando la zona afectada. También usa hilo dental suavemente ya que si lo haces brusco o de manera rápida puedes irritar la zona y hacer que sangre.

Agua salada. Añade sal al agua tibia, esto ayudará a matar bacterias y hacer que el dolor sea menor.

Aceite de ajo y de oliva. Remoja un algodón en una mezcla de unas cuantas gotas de aceite de ajo y una pequeña cantidad de aceite de oliva y aplica la bola de algodón en el área de dolor.

Hojas de menta. Mastica hojas de menta fresca o sostén unas hojas de menta seca sobre el área adolorida. Si el diente te duele demasiado como para masticar, entonces debes colocar un poco de hojas de menta secas o hechas puré sobre el área infectada.

Toma algo para el dolor. Una medicina de venta libre te ayudará mientras acudes al dentista. Aliviará el dolor pero recuerda, que el que no duela no significa que no haya algo por ahí que pasado el efecto volverá a provocar dolor. La aspirina es especialmente útil para los problemas en la articulación de la mandíbula en los adultos. El acetaminofeno (no aspirina) se debe utilizar para los niños y adolescentes.

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: