Enfermedades y efectos secundarios

¿Se pueden detectar células cancerígenas en etapa temprana? 

Detectar el cáncer en el organismo humano ocurre normalmente cuando la enfermedad ya está desarrollada.

Lo que hicieron investigadores de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos podría revolucionar el tratamiento del cáncer en todos los ámbitos: crearon un microscopio llamado Espectroscopio de Onda Parcial (PWS, por sus siglas en inglés), el cual ayudará a detectar las células cancerosas en etapa más temprana.

Este microscopio ayudará a identificar biomarcadores, es decir, sustancias segregadas por las células cancerosas o las células sanas como respuesta a la enfermedad.

Algunos biomarcadores son producidos por un tipo de cáncer concreto y otros pueden ir asociados con varios tipos de cáncer.

Sin embargo, no existe un biomarcador estándar para detectar todos los tumores existentes, pues para llegar a la enfermedad en su fase más precoz, es necesario identificar procesos dentro de las células que indiquen si se vuelven cancerosas.

Según los investigadores, la cromatina, sustancia que se encuentra en el núcleo de las células y forma el material cromosómico, experimenta cambios estructurales cuando una célula se va a volver cancerosa.

Las modificaciones de la cromatina son difíciles de detectar, pues suelen ser muy pequeñas, de dos a 200 nanómetros, por lo que los microscopios convencionales no funcionan bien a esa escala y no se puede observar si producen cambios estructurales.

Es por ello que los investigadores desarrollaron el PWS, que define si la estructura de la cromatina está cambiando.

El profesor de Ingeniería Biomédica y líder de la investigación, Vadim Backman, señaló que si las células cancerosas no tienen el metabolismo correcto para sobrevivir, cambian ese proceso.

“Aprenden cómo usar su suministro de sangre. Descubren cómo hacer metástasis. Luego les damos quimioterapia y aprenden a evadir eso. Las células cancerosas son maestras de la supervivencia”, expuso el científico.

De esta forma y, aunque el microscopio tiene ciertas aplicaciones clínicas, los investigadores se centran en intentar explicar cómo y por qué las células se vuelven cancerosas y resistentes a la quimioterapia, todo, con el fin de prevenir y tratar esta enfermedad.

 

A %d blogueros les gusta esto: