Enfermedades y efectos secundarios

¿Qué es el EPOC y por qué hay tanta alarma para 2020?

EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Según médicos será la tercera causa de muerte en 2020 a nivel mundial, pero ¿en qué consiste?

El EPOC es una enfermedad pulmonar común que causa dificultad para respirar.

Hay dos tipos EPOC:

  • Bronquitis crónica, la cual implica una tos prolongada con moco
  • Enfisema, el cual implica un daño a los pulmones con el tiempo

La mayoría de las personas con EPOC tienen una combinación de ambas afecciones.

La causa principal de la EPOC es el tabaquismo: cuanto más fume una persona, mayor probabilidad tendrá de desarrollar EPOC, sin embargo, algunas personas fuman por años y nunca padecen esta enfermedad.

En pocos casos, los no fumadores que carecen de una proteína llamada alfa-1 antitripsina pueden presentar enfisema.

Otros factores de riesgo para la EPOC son:

  • Exposición a ciertos gases o emanaciones en el sitio de trabajo
  • Exposición a cantidades considerables de contaminación o humo indirecto de cigarrillo, o,
  • Uso frecuente de fuego para cocinar sin la ventilación apropiada.

En 1990, se realizó un estudio que arrojaba este padecimiento como la sexta causa de muerte y se esperaba que al pasar los años y con las campañas contra el tabaquismo, ésta redujera su incidencia, sin embargo, ocurrió lo contrario ya que se espera que en 2020 sea la tercera causa de muerte a nivel mundial.

En 2017, durante el septuagésimo sexto congreso de las américas de neumología y cirugía de torax que se llevó a cabo en Puebla, se dio a conocer que el EPOC era ya la cuarta causa de muerte a nivel mundial y en México ocupaba el quinto lugar, siendo más afectadas las mujeres por la aspiración del humo de leña, pero también por tabaco, ahora las mujeres fuman más.

También, aunado, las personas están más expuestas a otros factores como los humos de fábricas, contaminación y la exposición al humo, polvo o químicos, entre otros.

 

Asma y EPOC, síntomas y causas similiares

Siendo los factores de riesgo los mismos que generan el asma, también se ha visto un incremento en esta enfermedad; seis de cada 100 personas tiene una de estas dos enfermedades.

Sin embargo sigue sin recibir la importancia como aquellas enfermedades que ya se han definido como problemas de salud pública, a pesar que la incidencia de ambas va en aumento y en el caso de EPOC la mortalidad también.

José Luis Miguel Reyes, neumólogo adscrito a la clínica del asma del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), comenta que ambas enfermedades tienen síntomas similares como tos, falta de aire, opresión de pecho y sibilancia (silbidos al respirar), la diferencia es que para el EPOC la tos contiene flemas y la falta de aire puede ser más fuerte.

Para el asma, dijo, el tratamiento empieza con medicamentos antiinflamatorio esteroideos, o esteroides inhalados, que mantienen controlada el asma.

Si la persona no se controla con estos medicamentos se utiliza los “segundo controladores”, que son medicamentos adicionales que permiten que se abra de nuevo el bronquio y el calibre sea lo suficientemente amplio para permitir que entre de manera adecuad el aire que respira.

Para el EPOC, lo más importante es dejar de fumar, fuera de eso se usa broncodilatadores, y si no se controla con esto se va sumando dos o más o cuando ya la enfermedad es muy avanzada se agrega antiinflamatorios del tipo de los esteroides inhalados.

“El asma y el EPOC son dos enfermedades que no son curables, por lo que se busca controlar los síntomas o controlar la enfermedad para que no progrese a estadios graves”, comentó.

Un diagnóstico temprano puede ayudar a controlar la enfermedad, y el evitar fumar puede prevenir de gran manera presentar estos padecimientos.

 

Reducción de riesgo

Para reducir el riesgo de sufrir alguna de estas enfermedades es necesario evitar la exposicion a humos y polvos, no fumar, no contaminar, promover un ambiente limpio, tener actividad física y una buena alimentación, así como tener precaución cuando se declara contingencia ambiental y evitar exponerse a la misma.

Hay otros factores que no son controlables, en el caso del asma los aspectos genéticos, pues cuando los padres tienen algún componente alérgico es probable que el hijo lo herede y esto lo predisponga a desarrollar alguna enfermedad respiratoria.

En los demás casos tanto en adultos como niños se puede buscar generar conciencia o usar técnicas que permitan evitar el desarrollo de las mismas, por ejemplo, solicitar que la persona deje de fumar y no se exponga al polvo o humo, entre otros.

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: