Dietas Nutricion

La anti-dieta Montignac, excelente opción para bajar de peso

Nos enfrentamos a una “epidemia de obesidad” y en gran medida, gracias a la globalización de los hábitos de comida norteamericana, o sea, fast food y alimentos procesados.

Incluso países donde su estilo de alimentación ha sido saludable durante milenios han caído en este círculo, como China, Japón e India.

Los estilos de vida influyen más en este padecimiento, que es por ello que diversos nutricionistas insisten en mejorarlos.

Michel Montignac fue un ejecutivo francés que a finales de los años setenta, decidió comenzar una investigación sobre la nutrición, y creó, a mediados de los ochenta una de las dietas más famosas, que más que una dieta en el sentido tradicional de la palabra es un estilo de vida.

El método Montignac consistente en privilegiar unos glúcidos sobre otros a la hora de comer, sin tener en cuenta la cantidad ni las calorías.

Esta anti-dieta, por decirlo así, es está dirigida a todos aquellos que deseen perder peso de una manera eficaz y duradera, busquen disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y quieran evitar los riesgos de sufrir de diabetes.

Ésta se divide en dos fases, la primera es el adelgazamiento y la segunda, la estabilización y la prevención.

Primera fase: La duración de esta fase depende de la importancia del peso que se busca perder. Además de la buena elección de las grasas y las proteínas, no se debe consumir glúcidos con un Índice Glicémico superior a 50. El objetivo es generar después de cada comida la respuesta insulínica la más baja posible. Esto suprime la posibilidad de almacenamiento del cuerpo (lipogénesis) y activa el proceso de combustión de las grasas de reserva (lipólisis) quemadas por la aumentación del gasto energético (termogénesis).

Segunda fase: La elección de los glúcidos también se hace en función de los Índices Glicémicos pero es más amplia que en la fase I. Esta elección también puede ser ajustada con los conceptos de Carga Glicémica (síntesis entre el IG y la concentración de glúcido puro en un alimento) y el resultado glicémico de la comida. Esto permite el consumo bajo ciertas condiciones, de todos los glúcidos, incluidos los de IG alto.

Nos han vendido la idea de que para adelgazar hay que suprimir las grasas y comer principalmente glúcidos, pero este método nos abre a una opción, aparte de efectiva, más amigable con nuestro cuerpo y mente,

Los resultados de las dietas hipocalóricas bajas en grasa (low fat) no han funcionado pues la obesidad sigue en aumento. El resultado es un adelgazamiento efímero y el precio una grave amenaza para la salud puesto que se ve un importante aumento de los factores de riesgo cardiovasculares.

Lo que ofrece el método Montignac es en cambio un adelgazamiento importante y duradero y una disminución de los factores de riesgo cardiovascular.

Por ello, este método es la tercera vía disponible en cuestión de dietas y la única científicamente admisible.

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: