Cuidados de la piel

Cómo sanar una uña enterrada

Tener una uña enterrada es un martirio. Hay dolor intenso en el aspecto lateral de la uña (de uno o de ambos lados), y éste aumenta a la presión y se acompaña de enrojecimiento.

Una de las causas es por usar zapato incómodo que nos aprietan y quedan muy justos, sobre todo si los usamos al hacer deporte o movernos mucho.

También por no cortarlas correctamente o por cuestiones físicas del pie como deformaciones o formas especiales de los dedos, lo cual causa una presión adicional sobre otros dedos del pie.

Algunas personas nacen con las uñas de los pies encorvadas, demasiado grandes o con tendencia a crecer hacia abajo, por eso es que hay personas que las padecen a menudo.

Si una persona con diabetes padece de uña enterrada debe acudir cuanto antes con un médico, podólogo o dermatólogo, así como también aquellas que sufran lesiones en pies, tobillos o piernas con mala circulación.

Hay varios tratamientos naturales que servirán para tratarlas, aquí te decimos cómo:

1.-Sumerge el pie en agua caliente por varios minutos y seca.

2.- Masajea suavemente la zona afectada con un poco de aceite de oliva o almendras. También para evitar infecciones puedes agregar un poco de aceite de árbol de té.

3.- Humedece un pedazo de algodón e hilo dental. Intenta, con paciencia, colocar el hilo dental debajo de la uña.

4.- Una vez que veamos que la zona se ha reblandecido, repetir y cortar con cuidado la uña con un cortauñas limpio y con filo.

5.- Corta la uña de la manera más recta posible, dejándola de forma cuadrada y sin recortarla demasiado. Las zonas que estén encarnadas las evitaremos.

Puedes usar agua con tomillo ya que es una planta medicinal con múltiples beneficios que ayudarán a combatir inflamaciones e infecciones y a calmar el dolor.

Ahora, hay otro remedio que ayudará también y consiste en un remedio de limón y sal. Corta un limón a la mitad y agrega sal de mar. Haz un agujero en el centro del limón e introduce el dedo y déjalo por 20 minutos. Hazlo diariamente hasta que el dedo se cure.

Usa ajo. Tritura un diente de ajo y aplica la pasta sobre la uña. Cubre con un vendaje y deja que actúe toda la noche. Repite el tratamiento todos los días, hasta sentir alivio completo.

Vinagre de manzana. Remoja tu pie en un litro de agua con ¼ de vinagre de manzana. Igualmente, repite diariamente hasta que mejore.

 

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: