Cuidados de la piel

¿Callos? Por qué salen y cómo quitarlos

Los callos en nuestra piel, independientemente de que lucen muy mal, pueden llegar a ser dolorosos.

Los callos son capas de piel engrosadas que se generar por la repetitiva presión o fricción en un punto de la piel. No sólo salen en los pies, sino también en las manos y es una reacción protectora.

Los granjeros o remeros tienen callosidades en las manos que impiden que desarrollen ampollas dolorosas.

Si utilizas zapatos incómodos constantemente es bastante probable que te salgan callos en los pies. Sin embargo, tranquilos, ni los callos ni las callosidades son afecciones graves.

Aquí te presentamos algunos remedios caseros que te ayudarán a tratarlos y reducirlos notablemente.

Ajo. Es uno de los más efectivos para tratar callosidades debido a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas. Necesitas machacar 3 ajos pelados a manera de hacer una pasta a la que agregarás una cucharada de aceite de oliva. Aplica en la zona y envuelve con una venda antes de dormir todas las noches. Esto hará que el callo se ablande y sea más fácil extraerlo.

Manzanilla. Es ideal para suavizar la piel endurecida. Prepara una infusión con 4 cucharadas de manzanilla en un litro de agua. Sumerge los pies durante media hora. Repite diariamente este procedimiento.

Cebolla. Ayuda a eliminar las células muertas de la piel y ablanda la zona endurecida. Corta la cebolla por la mitad y frota suavemente en la zona afectada, de preferencia en las noches antes de ir a dormir.

Aceite de risino. Tiene propiedades que ayudarán a ablandar y suavizar el callo. Frotar un poco de este aceite dos veces al día. Puede ser en la mañana y tarde para mayor practicidad.

Vinagre blanco. Desde hace mucho es utilizado para relajar los pies y combatir los hongos. En este caso lo que tienes que hacer es remojar un trozo de algodón en vinagre blanco y posteriormente aplicarlo sobre la zona afectada. Se coloca con una venda y se deja actuar por 3 horas, luego se retira media hora y se repite el procedimiento.

Tip extra.

Aspirina y limón. Ya hablaremos del uso de la aspirina con fines estéticos porque es muy buena. En este caso, súper efectiva para tratar los callos. Consigue 6 aspirinas y tritúralas muy bien hasta obtener un polvo fino. Posteriormente añade unas cuantas gotas de limón y, si es necesario, agrega más aspirina hasta obtener una especie de pasta. Aplica sobre la zona afectada y envuélvela con plástico hasta que quede protegida. Prepara una compresa de agua caliente y luego aplica encima del plástico que cubre el callo y la pasta, durante 15 minutos. La idea de la compresa es que el calor ayude a que la aspirina penetre y ayude a suavizar los callos. Finalmente retira la pasta, lava con agua caliente, seca y frota con una lima para pies o una piedra pómez. Repite el procedimiento hasta lograr los resultados esperados.

 

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: