Cuidados de la piel

Barritos enterrados… ¡ay dolor!

A todos nos ha pasado que aparecen esos molestos, antiestéticos y sobre todo, dolorosos barritos enterrados ya sea en la cara, el cuello, la nuca, la axila, en fin… en cualquier otra parte del cuerpo que creímos no podrían salir.

Los barritos enterrados, o comedones cerrados –como se les conoce médicamente-, son un tipo de acné que se forma cuando las células cutáneas muertas, el sebo y las bacterias quedan atrapadas dentro de un poro… eso es, ¡están atrapados!

Los barritos enterrados pueden salir en cualquier parte, a cualquier edad y no distingue género, aunque las mujeres son más propensas a tenerlos debido a que experimentan cambios hormonales más significativos.

Los comedones cerrados se forman como consecuencia de la obstrucción de los poros. Las obstrucciones pueden tener causas diversas como cambios hormonales ya que es posible que aumente la cantidad de sebo que producen los poros, lo cual puede provocar obstrucciones y la formación de comedones cerrados.

También, factores genéticos desempeñan un papel importante en la formación de comedones cerrados pues si un familiar tuvo brotes de comedones, el riesgo de tenerlos aumenta.

Es posible prevenirlos, ¿cómo? Con medicamentos orales y tópicos, utilizar maquillaje que sean no comedogénicas -o sea, que no obstruya los poros-, usar lociones sin aceite para no agregar oleosidad a la piel, lavarse el cabello y la piel periódicamente más no en exceso ya que quitar toda la oleosidad a la piel eleva la producción de sebo, lo cual aumenta el riesgo de que se formen comedones cerrados.

Recuerda que no debes tocarlos ya que puedes irritarlos o infectarlos, y en casos graves, provocan cicatrices de acné o manchas oscuras.

Es tentador, lo sabemos, pero no debes intentar exprimirlos, porque no hay un punto que indique la presencia de pus en su interior.

Procura lavar tu cara con una loción limpiadora antibacterial, en especial para reducir la producción de sebo o grasa en la piel. Lava dos veces al día, una en la mañana y otra en la noche. Usa agua fría o tibia ya que caliente reseca la piel.

Puedes utilizar limpiadores con ácido salicílico o ácido glicólico.

Ya en el granito, puedes utilizar una crema o gel que contengan eróxido de benzolio, ácido retinoico, ácido salicílico, AHA, azufre, etc., que son ideales para reducir la hinchazón y eliminar los granos ciegos en un menor periodo de tiempo. Usala dos veces al día sobre el granito.

También puedes usar un paño con agua caliente y colocarlo en la zona afectada, si está muy inflamado. Repite varias veces al día.

Exfolia la zona suavemente para eliminar las células muertas.

Si te salen seguido es necesario que también pongas atención a tu dieta, ya que comer grasas o lácteos podría estar provocando que estas molestias aparezcan en tu cuerpo.

Es necesario que tu dieta diaria cuente con aquellos nutrientes que favorezcan la regeneración y sanación de la piel, consumiendo más frutas y verduras y alimentos ricos en vitaminas A, B, omega 3 y zinc, especialmente.

About the author

Cuidado Sano

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: