Enfermedades y efectos secundarios

Advierten que células madre no curan enfermedad renal

Seguramente ha escuchado de las células madre que hasta se les dice que son milgrosas, todo esto con el fin de ofrecerlas por mero negocio, siendo que las investigaciones aún siguen realizándose y su eficacia no está comprobada.

Es una realidad que las células madre pueden ayudar a tratar enfermedades o transtornos para los cuales existen pocas opciones de tratamiento, sin embargo, es necesario saber que dicho empleo debe estar totalmente aprobado por especialistas certificados.

Ante ello, especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), alertaron sobre médicos del sector privado que están recomendando el uso de células madre para tratar la enfermedad renal crónica (ERC), lo cual complica el estado de salud de los pacientes.

Indicaron que no existen pruebas de que este tratamiento alternativo sirva para curar la enfermedad renal; por el contrario, advierten que los enfermos pierden meses valiosos para iniciar con diálisis o hemodiálisis, y cuando llegan al especialista su estado de salud ha empeorado.

Algunos pacientes recurren a la medicina alternativa que promete curar todo, pero después de un tiempo llegan o regresan con el médico especialista con un estado de salud más complicado.

Los especialistas del INCMNSZ dicen que “son falsas salidas, hay medicina alternativa que va desde tés, orinoterapia, veneno de alacrán, hasta el trasplante de células madre que se está promoviendo por algunos médicos, pero esa no es la alternativa para su problema de salud”.

Por ejemplo, en Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó un artículo al respecto, donde informa que ha evaluado muchos productos hechos a base de células madre para su uso en estos estudios y los únicos productos que están aprobados por la FDA para su uso en los Estados Unidos consisten en las células madre que forman la sangre (células progenitoras hematopoyéticas), derivadas de la sangre del cordón umbilical.

Estos productos están aprobados para un uso limitado en pacientes con trastornos que afectan el sistema del cuerpo que tiene que ver con la producción de sangre (llamado sistema “hematopoyético”).

Todos los tratamientos médicos tienen riesgos y beneficios. Pero las terapias a base de células madre pueden ser particularmente peligrosas.

Por ejemplo, los asistentes de un taller público organizado por la FDA en 2016 abordaron varios casos de efectos adversos graves. Un paciente perdió la vista debido a una inyección de células madre en el ojo. Otro recibió una inyección de médula espinal que ocasionó el crecimiento de un tumor medular.

Es por ello que es necesario tomar medias precautorias e informarse en centros de salud especializados sobre los tratamientos a seguir si usted padece alguna enfermedad y no dejarse llevar del todo por sitios que ofrecen tratamientos alternativos que no han sido completamente estudiados.

En el caso de la enfermedad renal crónica, la diabetes, la hipertensión y la obesidad son la puerta de entrada a esta enfermedad, por lo que lo mejor es prevenir, cuidando su salud.

A %d blogueros les gusta esto: