Eliminar Acné

9 excelentes remedios caseros para granos y espinillas

Los granos y las espinillas son provocados por la producción de grasa excesiva que se secreta a través de la piel. Cuando esta comienza a liberarse, los poros se ven obligados a abrirse, lo que les hace vulnerable a contraer más suciedad y por tanto, infectarse, dando origen a esas nefastas imperfecciones.

Sabemos lo molestos que los granos y las espinillas pueden llegar a ser tanto a nivel físico, emocional y sobre todo estético, y aunque no representan un problema clínico real, siempre y cuando se lleve un control adecuado, sí que se debe luchar contra ellos desde un principio para evitar su evolución.

Es cierto que visitar a un dermatólogo es una excelente idea cuando el problema ya ha avanzado lo suficiente como para interferir en la vida cotidiana de la persona que los padece, sin embargo, cuando aparecen protuberancias menores o aisladas alrededor de todo el cuerpo, entonces podemos aplicar ciertos remedios caseros que sin duda nos ayudarán a deshacernos de ellos en menos de lo que canta un gallo.

Por ello, a continuación te presentamos los 9 mejores remedios caseros para eliminar los granos y las espinillas

Hielo

Debido a que con la con la aparición de los granos y las espinillas, también suele hacer acto de presencia una hinchazón sobre la zona afectada, podemos utilizar hielo con el fin de reducirla.

Para ello, tomaremos una compresa o una tela lo suficientemente gruesa para evitar el contacto directo y dejaremos reposar el hielo sobre las infecciones durante algunos minutos. Debido a que se trata de un remedio completamente natural e inofensivo, podemos aplicar varias veces al día durante varios días hasta que la molestia desaparezca.

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té, más que ser un remedio, es una manera de evitar su propagación, pues con su uso se evita el paso del oxígeno a través de los poros, haciendo imposible a las bacterias vivir en un lugar cómodo, causando su muerte.

Además de ello, este aceite también cuenta con propiedades anti-inflmatorias que ayudan a reducir los problemas físicos causados por la presencia de los granos y las espinillas.

Aceite de Oliva

Al igual que el aceite de árbol de té, el aceite de oliva cumple con las mismas funciones, por lo que si nos es imposible o resulta difícil conseguir el anterior, podemos optar por este sin ningún problema.

Ajo

El ajo es conocido como el mejor agente antibacteriano que la naturaleza nos ofrece. Aunque cuenta con un número significativo de propiedades, tales como ayudar a reducir la presión sanguínea, siempre termina destacando por su característica para deshacerse de las bacterias.

Esto es esencial para evitar la proliferación de los agentes microbióticos a través de toda la piel, incidiendo en un menor riesgo para de granos y espinillas. Además de ello, también funciona como un excelente antioxidante, lo que ayuda a reparar los daños causados a la piel.

Miel

La miel, al igual que el ajo, actúa como un poderoso antibacteriano, lo que ayuda a la propagación de los granos y las espinillas por todo el cuerpo. Es sumamente fácil y su uso no propicia a ningún perjuicio sobre la piel, así que puede utilizarse durante varias horas sin resultados negativos.

Una manera de usar la miel para potenciar sus efectos, es haciendo una pasta. Para ello neesitarás aceite de oliva y miel en porciones iguales (3 cdas, por ejemplo), que deberás combinar con un diente de ajo finamente picado, revolviendo hasta que todos los ingredientes se hayan integrado completamente.

Puedes  aplicar esta pasta todos los días durante 15-20 minutos, acompañando de un buen masaje y una limpieza de la piel con agua tibia. Pasado este tiempo, retira con agua fría y jabón (puedes hacerlo durante el baño) para después secar, procurando utilizar una toalla suave que no dañe más la piel.

Bicarbonato

El bicarbonato es otro excelente antiséptico de la naturaleza, prácticamente puede conseguir en cualquier establecimiento comercial como los súpermercados o las tienditas de la esquina.

Es excelente para remover el exceso de grasa sobre la piel, las bacterias causantes de las espinillas y las células muertas atrapadas que propician a la ploriferación de más bacterias.

Utiliza este remedio una vez al día, mezclando una cucharada de bicarbonato con el agua suficiente como para formar una pasta espesa que podrás aplicar directamente sobre la piel lastimada.

Pepino

Seguramente alguna vez te has preguntado por qué en las comsméticas y spa se utiliza una rodaja para cubrir los ojos en los tratamientos de belleza.

Bueno, esto se debe a que los pepinos son alimentos ricos en vitaminas A, C y E que actúan como antioxidantes para eliminar todas las sustancias dañinas del cuerpo. Si se aplica directamente sobre la piel, podemos conseguir un efecto parecido, lo que resulta en un remedio sumamente útil para combatir además la inflamación causada por las espinillas, además de que ayudará a reducir el dolor y la hinchazón, aportando un toque de frescura sobre las zonas dañadas.

Papaya

La papaya, al igual que el pepino, es excelente para tratar todas las imperfecciones de la piel debido a la cantidad de vitaminas antioixdantes que contiene.

Es cierto que su consumo nos aportará una serie de beneficios bastante extensa, también gracias a su alto contenido en fibra, sin embargo, si sólo deseamos usarla para tratar las imperfecciones de la piel, podemos crear una pasta hecha a base de papaya, yogur natural y miel.

Para ello trituraremos la papaya con la ayuda de una licuadora y después mezclaremos con la miel y el yogur natural en partes iguales. Una vez conseguido una mezcla homogénea y espesa, podremos aplicarla sobre la piel limpia y fresca, dejando reposar durante 20 minutos. Pasado este tiempo retiramos con agua fría y utilizamos una toalla suave para secarnos.

Limón

Por último, el limón también podemos usarlo como una alternativa natural para los granos y las espinillas, debido a su alto contenido en vitamina C y poderosas propiedades antibacterianas.

Sin embargo, al utilizarlo debemos tener mucho cuidado, ya que su uso excesivo puede causar daños sobre la piel, y más aún si hay una exposición directa con los rayos del sol, consiguiendo un efecto contrario al que deseamos.
Para evitar esto, podemos realizar una mezcla con aceite de oliva y miel en partes iguales (3 cucharadas), agregando unas cuantas gotas de limón para potenciar el efecto. Como recomendación, la mezcla debe usarse únicamente por las noches antes de dormir, aplicando con la ayuda de un masaje con las yemas de los dedos en forma de círculos. Es importante tener la cara limpia antes de la aplicación. Si se desea, se puede dejar la mezcla durante toda la noche antes de ir a dormir para no causar manchas sobre la piel, causadas por los rayos del sol.

About the author

DuX

Agregar Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: